La cobertura por daños estéticos del seguro de hogar

Además de los daños materiales, los accidentes en el hogar también pueden ocasionar daños estéticos, y esto es algo que tu póliza puede contemplar. ¿Quieres saber en qué consiste esta cláusula y si te interesa incluirla en tu seguro de hogar? Sigue leyendo, que aquí te lo vamos a contar.

    Además de los daños materiales, los accidentes en el hogar también pueden ocasionar daños estéticos. Por este motivo, y para que todo quede igual que antes de los siniestros, hay seguros que incluyen una cláusula por daños estéticos. ¿Quieres saber en qué consiste y si te interesa incluirla en tu seguro de hogar? Sigue leyendo, que aquí te lo vamos a contar.

    ¿Qué son daños estéticos?

    Los daños estéticos en el seguro de hogar se refieren a los desperfectos que afectan a la apariencia exterior del contenido y del continente, más allá de su funcionalidad. Aunque no sucede siempre, hay muchos siniestros que pueden ocasionar daños estéticos, como un incendio o unas goteras.

    Un caso típico de daños estéticos es cuando una tubería rota ocasiona daños en algunos azulejos de un baño, que habrá que picar y retirar. La cobertura por daños estéticos se encarga de que, además de la reparación, se utilicen azulejos iguales a los que había, para que el aspecto visual no se vea alterado.

    ¿Qué tipo de daños estéticos se suelen contemplar?

    Entre los elementos del contenido y del continente que más daños suelen sufrir en los siniestros del hogar, encontramos los siguientes:

    • Azulejos: tanto de cocinas como de baños, ya que son habitáculos en los que pueden suceder accidentes por rotura de tuberías, goteras, etc. En muchas ocasiones, hay que picar y romper azulejos para llevar a cabo reparaciones, por lo que hay que restituirlos manteniendo el aspecto visual;
    • Paredes y techos: estos son elementos del continente muy susceptibles a desperfectos cuando hay incendios, goteras o inundaciones. Lo más normal es que el daño estético se reponga con la pintura de los muros, pero puede haber ocasiones en las que existan otros elementos ornamentales que sufran daños y haya que reconstruirlos;
    • Puertas y ventanas: también son muy susceptibles a sufrir daños en caso de siniestros en el hogar, por lo que las coberturas por daños estéticos suelen contemplar su restitución por otros de apariencia lo más similar posible;
    • Muebles: el mobiliario también es una parte muy delicada del contenido de una vivienda y, cuando el aspecto visual es importante, ya que forman parte de un conjunto estético, la cobertura por daños estéticos tiene la responsabilidad de restituirlos o, al menos, intentarlo, siempre y cuando incluya los elementos del contenido en sus condiciones, aunque no es lo más habitual.

    Puede que haya casos con otros elementos a los que se puedan aplicar los daños estéticos, pero, en general, el modo de actuar de esta cláusula es similar para todas las partes del continente y del contenido.

    ¿Te gustaría recibir consejos y ofertas?

    Inscríbete a nuestra newsletter y recibe lo mejor de Luko en tu mail.

    ¿En qué consiste la cobertura por daños estéticos?

    La cobertura por daños estéticos es una cobertura extra que no suele estar incluida en las pólizas básicas, ni tampoco en los supuestos de los daños por agua o por incendio. Lo más normal es que esta cobertura implique que:

    • Se cubran daños estéticos del continente;
    • No se aplique de modo automático, sino que tiene que haberse producido un siniestro cubierto por la póliza;
    • Se refiera solo a estancias de la vivienda asegurada, no a exteriores ni a terceros;
    • No sea de aplicación directa, sino que suponga una indemnización ante reparaciones estéticas que deba efectuar el asegurado;
    • Tenga límites económicos según lo establecido en las condiciones de la póliza;

    ¿Cuándo no se aplica la cobertura?

    En general, este tipo de coberturas no suelen cubrir la reparación de daños estéticos en las siguientes situaciones:

    • Cuando los daños se producen a terceros: en estos casos, se recurre a la cobertura del seguro de responsabilidad civil;
    • Cuando las reparaciones estéticas se tengan que hacer en el exterior de la vivienda, como en muros, vallas, fachadas o instalaciones deportivas;
    • Cuando los desperfectos están cubiertos por otras garantías como la rotura de cristales o las encimeras de mármol;
    • Si los desperfectos son de carácter leve y no afecta de ningún modo a la funcionalidad del elemento.

    Pero cada póliza y cada caso tienen tantas particularidades que no se pueden establecer normas generales. Según cuáles sean las condiciones que pactes en tu póliza y los límites de tu cobertura por daños estéticos, así como según sea el origen de tus desperfectos, se determinarán unas indemnizaciones u otras.

    La indemnización del seguro por daños estéticos

    El tema de las indemnizaciones por daños estéticos es un poco peculiar. Como norma general, los seguros no suelen realizar las reparaciones. Estas quedan a cargo del tomador de la póliza y las compañías, simplemente, indemnizan con la cantidad presupuestada.

    Algunas compañías exigen que la reparación se lleve a cabo, mientras que otras no y eso es algo que tienes que mirar en tu contrato, al igual que las cantidades máximas que se pueden cubrir por daños estéticos.

    La ley establece que los asegurados nunca pueden enriquecerse a costa de estas reparaciones, por lo que las indemnizaciones no han de superar en ningún caso el coste estimado de estas, ni en cantidad de dinero ni en calidad de materiales.

    Cómo reclamar al seguro por daños estéticos

    Como en todo lo que hemos ido explicando hasta ahora, no hay una norma ni método único que se pueda seguir. Cada compañía tiene sus requisitos y condiciones, según lo estipulado en los contratos.

    De todas maneras, te podemos dar algún consejo, como tener documentación que justifique la compra de los bienes que se quieren reparar. También puede ser útil contar con fotografías o vídeos que muestren el estado de los elementos del continente o del contenido antes del siniestro que ocasionó los desperfectos.

    Con todo esto en tu poder, será más fácil que puedas solicitar la indemnización y que el seguro la tramite con la máxima rapidez.

    Si todo esto te preocupa, quieres estar tranquilo con las reclamaciones y, sobre todo, si estabas buscando un seguro sencillo, rápido y eficaz, has llegado al lugar adecuado.

    ¿Quieres saber más sobre el seguro de hogar que es diferente a todos los demás?

    Olvídate de las preocupaciones y los trastornos cada vez que te toque reclamar a tu seguro de hogar. ¡Con Luko todo es más fácil!