La modernización del sector del seguro avanza, pero despacio

Digitalización, flexibilidad y transparencia son los tres grandes retos que afronta actualmente este mercado.

El último año y medio ha obligado a la sociedad, y a la economía en general, a modernizarse hasta cotas que no se hubieran producido en al menos diez años, en un escenario sin pandemia. La entrada obligada al mundo digital en tiempo récord ha cambiado los hábitos de la gente y, con ello, ha moldeado un nuevo sistema en multitud de sectores profesionales. A pesar de ello, no todos se han sumado al cambio con la misma rapidez, lo que ha puesto de manifiesto la necesidad de abordar cambios sustanciales para poder estar a la altura de las nuevas necesidades y exigencias.

Uno de ellos es el mercado asegurador. Un sector que, tradicionalmente, se ha caracterizado por su opacidad y por ofrecer numerosas dudas a clientes, propietarios e inquilinos por la falta de flexibilidad y transparencia sobre sus pólizas y al que, a día de hoy, no se le termina de quitar este sambenito.

Lee el artículo completo en Cinco Días