Reducir la huella de carbono en el hogar

Descubre nuestros consejos y trucos para reducir la huella de carbono en tu hogar.

Traemos una lista de cosas que puedes hacer para disminuir el Co2 que generas en tu hogar. ¡Y sin tener que irte a vivir a una cueva!

La huella de carbono de nuestro hogar

Según Expansión, las emisiones per cápita del ciudadano español fueron 4,62 toneladas de CO2 en 2020. Esta cifra ha disminuido en los últimos 10 años, siendo importante el descenso en 2020 con respecto a 2019, pero sigue muy elevada y gran causante del calentamiento global.

Además, según un informe del BBVA de 2022, todas las emisiones en el hogar en España, es decir, la huella de carbono en los hogares, suponen el 52% de todas las emisiones en la economía Española. Sin embargo, es posible disminuir esta cifra mediante pequeños gestos.

¿Te gustaría recibir consejos y ofertas?

Inscríbete a nuestra newsletter y recibe lo mejor de Luko en tu mail.

Reducir el consumo de energía

Según Green Blog, un hogar español tiene de media entre 18 y 20 aparatos eléctricos y electrónicos. En el día a día, hay cosas sencillas que se pueden hacer para reducir el consumo de electricidad procedente de estos dispositivos, y así reducir también tu factura energética.

Desconecta los aparatos en Stand-by

Todos nos hemos dejado alguna vez los cargadores enchufados, la cafetera, la tostadora o el microondas. Sin embargo, desenchufar los aparatos en stand-by permite reducir el consumo de energía. Ya sea un pequeño electrodoméstico, el router de internet o el ordenador, lo mejor es apagar todos los aparatos cuando no los estés utilizando. También puedes plantearte desenchufar la nevera cuando te vayas más de un mes, por ejemplo, asegurándote de vaciarla y dejarla abierta para evitar la aparición de moho y malos olores.

Si hoy en día los electrodomésticos en stand-by consumen mucho menos que en el pasado, apagar los aparatos cuando no los utilices te permitirá ahorrar hasta un 10% en tu factura de la luz, además de prolongar su vida útil.
¡Desenchufar los aparatos en stand-by solo tiene beneficios!

Consejo: además, también es una buena forma de prevenir el riesgo de incendios domésticos, ya que muchos de ellos, por desgracia, se deben a accidentes eléctricos.

Apaga las luces y baja la calefacción

Es algo muy sencillo, ¡pero puede marcar la diferencia! Acuérdate de apagar las luces cuando salgas de una habitación, aunque vuelvas a entrar 5 minutos después.

Otro consejo con relación a la iluminación es sustituir las bombillas halógenas por LED. Las LED consumen muy poca electricidad y duran más que las bombillas convencionales. Para maximizar el ahorro, elige la clase energética A+ o A++, con más de 20.000 horas de funcionamiento.

Además, evita calentar todas las habitaciones de tu casa a la misma temperatura: 17º en dormitorios y 20º en salones, ¡un equilibrio que te permitirá reducir drásticamente tu consumo en calefacción!

Cambia a una compañía eléctrica verde

La energía es uno de los mayores contribuyentes a la huella de carbono. Para reducir al máximo nuestro impacto, una de las soluciones es cambiar a un proveedor de energía alternativo, verde, como Holaluz. Elegir la energía verde significa utilizar la electricidad de fuentes inagotables, que es más limpia y respetuosa con el medio ambiente.

El proveedor de energía renovable Holaluz distribuye electricidad 100% renovable, certificada por la CNMC. Además, proponen productos personalizados y tarifas ajustadas que te permitirán ahorrar, y proponen un modelo basado en el autoconsumo, de forma que nosotros seamos libres de gestionar la energía que consumimos como queramos. Su propósito es vivir en un mundo 100% renovable.

Reducir el consumo de agua

De media, los españoles consumen 133 litros de agua potable al día, que principalmente se destina a la higiene personal y al cuidado del hogar. Para reducir el consumo de agua, puedes elegir el programa Eco en los electrodomésticos (lavavajillas y lavadora). En este programa se calienta menos el agua y por tanto se consume menos electricidad.

Además, opta por las duchas en lugar de darte un baño, que requiere de 4 a 5 veces más agua que una ducha.

Consejo: para la descarga del inodoro. Coloca una botella llena o un pequeño ladrillo en la cisterna para ahorrar agua cada vez que tires de la cadena.

Consumir mejor para reducir las emisiones de CO2

Hacer la compra, comprarse ropa nueva, decorar el piso…tantas actividades de la vida cotidiana que, según como consumamos, pueden generar un gran impacto en nuestras emisiones de CO2.

Segunda mano para reducir la huella de carbono

Para reducir al máximo nuestro impacto, comprar de segunda mano es una muy buena opción. Ropa, muebles, decoración, vajilla… un montón de objetos que hoy en día se pueden encontrar muy fácilmente de segunda mano. Para la ropa, puedes visitar tiendas de segunda mano o plataformas de segunda mano online (Vinted, Depop, Micolet...). En el caso de los muebles y otros objetos, puedes acudir a puntos limpios o visitar Wallapop o Ebay.

Residuo Cero, una forma imbatible de limitar las emisiones de Co2

El mejor residuo es el que no se produce, esa es la base del movimiento de residuo cero. Alguna de las formas de ponerlo en práctica es hacer la compra a granel, utilizando tus propias bolsas de tela u otros embalajes que te permitirán limitar al máximo los envases. Hoy en día, los productos a granel no incluyen solo alimentación, sino también cosmética y productos para el hogar.

Tirar menos, ¡reciclar más!

En el día a día, no olvides separar al máximo los residuos y utilizar un contenedor para compost si es posible. Algunas ciudades ponen a disposición de los ciudadanos contenedores para compost colectivos, así que no dudes en pedir información al ayuntamiento de tu ciudad.

¿Quieres cambiar tu decoración? ¡Prueba el upcycling! Consiste en recuperar muebles antiguos y darles un nuevo aspecto. Es original, generalmente más económico que los muebles de primera mano y, sobre todo, ¡respetuoso con el planeta!

Tu ropa vieja puede utilizarse para trapos de cocina o papel de cocina. Las botellas de cristal, para jarrones, y si tienes tablas de madera tiradas por ahí, puedes transformarlas en bonitas estanterías. Usa tu imaginación para crear e inventar, en lugar de tirar.