Olvídate del calor y ahorra electricidad (y dinero)

Nuestros mejores consejos para no pasar calor este verano (y ahorrar al mismo tiempo).

    Aunque todavía estamos en junio, ya se nota el calor del verano.
    ¡Y en tu casa también!

    Te traemos algunos consejos muy fáciles para mantener tu casa fresca a la vez que ahorras energía y dinero en las facturas de la luz. Solo tendrás que hacer algunos cambios en tu estilo de vida en casa y en tu rutina diaria.

    Sustituye las bombillas tradicionales por bombillas LED

    Las bombillas incandescentes tradicionales emiten hasta el 90% de su energía en forma de calor, mientras que las bombillas de bajo consumo, por el contrario, convierten en luz el 90% de la energía que consumen. Con el cambio a las bombillas LED pasarás menos calor, y la inversión merecerá la pena porque reducirás tu factura de la luz. 

    ATENCIÓN: Lleva tus bombillas viejas a un punto de reciclaje cercano a tu casa. El planeta te agradecerá por partida doble el gesto ecológico.

    ¿Te gustaría recibir consejos y ofertas?

    Inscríbete a nuestra newsletter y recibe lo mejor de Luko en tu mail.

    Utiliza el ventilador

    Los ventiladores eléctricos pueden ser un salvavidas. Consumen casi tres veces menos energía que el aire acondicionado individual. Lo que significa que prepara los bolsillos si estás pensando en una nueva máquina, porque las facturas van a subir.

    ¿Necesitas enfriar tu hogar más deprisa? Bombea el ventilador colocando un recipiente con hielo y agua fría delante de las aspas o del eje del ventilador para que el aire pase a través de él. Esto esparcirá gotas de agua helada por toda la habitación, mejorando la refrigeración y la humedad de tu hogar. ¡Obtienes 2x1 sin coste adicional! ¡Ya lo tienes: aire acondicionado casero, hecho por ti mismo!

    Pero si todavía piensas en aire acondicionado, asegúrate de que el ahorro energético sea tu prioridad cuando compares modelos. Agradecerás este consejo a largo plazo.

    No te olvides de apagar el ventilador al salir o, mejor aún, si el ventilador tiene temporizador, esta es la mejor manera de asegurarte de que sólo lo utilizas cuando realmente lo necesitas, y así también ahorrarás dinero.

    ATENCIÓN: Si en tu casa hace demasiado calor en verano y demasiado frío en invierno, probablemente tengas una casa poco eficiente. Esto te costará bastante dinero. Puedes comprobar las subvenciones disponibles para renovar la vivienda. Quizás lo que necesitas es un mejor aislamiento que sirva tanto para verano como para invierno. 

    Ventilación y sombra

    Noticia de última hora, tu casa también necesita sombra y aire fresco. Durante el día: ¡Impide que entre la luz del sol! ¿Tus ventanas dejan pasar un 30% del calor? Utiliza cortinas, persianas o láminas tintadas en las ventanas, así evitarás que las habitaciones se calienten demasiado y ahorrarás hasta un 7% en gastos de aire acondicionado, es decir, 45 euros. Las cortinas aislantes te ayudarán a ahorrar aún más dinero en tus facturas de calefacción y aire acondicionado.

    Noche: deja que entre aire fresco 

    A medida que baja el sol, la temperatura también tiende a bajar. Aprovecha estas horas de bajada y abre las ventanas, dejando que entre brisa. Incluso puedes conseguir crear un túnel de viento colocando estratégicamente el ventilador para crear una brisa cruzada ideal. Eso sí, asegúrate de cerrar las ventanas y persianas antes de que haga demasiado calor por la mañana.

    La naturaleza también es tu amiga

    Si vives en una casa y tienes espacio, planta árboles y otras plantas de forma que su sombra caiga sobre la vivienda y la proteja del sol directo. Los techos verdes también pueden generar un gran aislamiento, además de tener un aspecto increíble y dar un poco de envidia a tus vecinos.

    Utiliza el calor a tu favor

    Por ejemplo, en lugar de usar la secadora, deja que la ropa se seque de forma natural, humedeciendo y enfriando la casa. Desenchufa los aparatos que no estés utilizando. Como sabes, la energía también se manifiesta en forma de calor, así que mantenerlos apagados puede ayudar.

    Si intentas alguna de estas cosas, puedes monitorizar las mejoras en tu consumo energético en la App de Luko (disponible en iOS y Android), conectando tu Linky. Te ayudaremos a hacer un seguimiento de tu consumo, para que puedas comprobar qué acciones funcionan mejor en tu hogar.