3 consejos para dejar tu residencia secundaria al final de las vacaciones

¡Quédate tranquilo y encuentra tu casa como la dejaste para las próximas vacaciones!

    Las vacaciones están llegando a su fin y es posible que estés a punto de irte del apartamento que has alquilado o de tu segunda residencia de vacaciones. En el primer caso, simplemente asegúrate de que dejas el alojamiento en las mismas condiciones en que lo encontraste y de que lo dejas limpio antes de marcharte. En el segundo caso, tómate el tiempo de hacer algunas comprobaciones previas a la salida para evitar sorpresas desagradables la próxima vez que vuelvas de vacaciones a tu segunda vivienda.

    Consejo 1: para evitar los robos

    Sobra decir que una casa de vacaciones es, por defecto, un lugar al que sólo se va durante unas semanas al año, pero permanece desocupada la mayor parte del tiempo. Esto es también un objetivo clave para los ladrones, que no tienen que preocuparse de que los ocupantes vuelvan durante su visita.
    Te dejamos algunos consejos para proteger tu casa de los robos mientras está fuera:

    • Cierra todas las puertas y cristales.
    • Cierra las contraventanas o baja las persianas si las tienes (a veces las compañías de seguros exigen que las persianas estén bajadas en caso de ausencia prolongada).
    • Deje una llave de repuesto a una persona de confianza que viva cerca y que pueda pasar regularmente para comprobar que todo está bien y simular que hay alguien en tu vivienda durante su visita.
    • Evita dejar objetos de valor en tu segunda vivienda o al menos no los pongas a la vista.

    Existe una diferencia real entre el seguro de residencia principal y el de residencia secundaria debido a la naturaleza muy diferente de estos dos tipos de vivienda. Quizá te preguntes si es obligatorio asegurar tu segunda vivienda, no sepas cómo hacerlo o qué seguro de segunda vivienda elegir. Por suerte, en Luko estamos aquí para ayudarte.

    Asegurar una vivienda desocupada es esencial para protegerla, así que infórmate de lo que cubre tu seguro de hogar para no llevarte ninguna sorpresa desagradable.

    ¡Atención!: no dejes las llaves en una maceta o debajo de un felpudo. En caso de robo, tu seguro no te cubrirá.

    ¿Te gustaría recibir consejos y ofertas?

    Inscríbete a nuestra newsletter y recibe lo mejor de Luko en tu mail.

    Consejo 2: para evitar los daños causados por el agua y otros fenómenos

    La mejor manera de estar tranquilo es tomar algunas precauciones para evitar daños. Te dejamos algunas cosas que puedes hacer:

    • Seguramente lo hiciste antes de dejar tu residencia principal para las vacaciones, pero lo primero que debes hacer antes de dejar tu casa para un periodo de tiempo largo es cerrar el agua. En efecto, una fuga de agua puede provocar fácilmente daños por agua que debiliten el estado de su vivienda. Para ello, es necesario localizar el contador de agua.
    • Para evitar que las tuberías revienten por congelación en invierno, pon los radiadores en modo anticongelante antes de salir. Una garantía opcional para tuberías subterráneas te cubriría en caso de daños.
    • Si vives en una región con tormentas, recuerda desenchufar todos enchufes para evitar cortocircuitos y riesgos de incendio si cae un rayo en tu casa. Ten especial cuidado con las regletas de enchufes, que constituyen un peligro de incendio adicional.

    ¡Atención!: otra buena manera de ahorrar energía y reducir el consumo de electricidad es desenchufar todos los aparatos en modo de espera (stand-by) puede suponer un ahorro de hasta el 10% en la factura de la luz a lo largo del año.

    Consejo 3: para evitar los malos olores y el moho

    No es un problema muy grave, pero nadie negaría que es muy desagradable notar un mal olor al entrar por la puerta las próximas vacaciones...

    • Ni platos sucios, ni papeleras olvidadas: sí, eso es lo básico, pero a veces se olvida lo básico.
    • Vacía el frigorífico y el congelador: en caso de corte de luz, esto evitará que encuentres todo su contenido en mal estado cuando vuelvas. Aprovecha para descongelar tu congelador, es decir, quitarle el hielo, y bloquea las puertas para que queden entreabiertas.
    • Del mismo modo, deja las puertas del lavavajillas o de la lavadora entreabiertas. Así evitarás que la humedad se adhiera al interior.
    • Comprueba que las rejillas de ventilación estén limpias y funcionen: así te asegurarás de que tu casa esté ventilada incluso cuando no estés, y evitarás la formación de moho.

    ¡Atención!: comprueba la póliza de seguro de hogar de tu segunda vivienda y asegúrate de que no contiene una cláusula de propiedad deshabitada. Esta cláusula es un motivo de exclusión de la cobertura si tu vivienda está vacía durante un largo periodo de tiempo (a menudo más de 60 a 90 días consecutivos según el seguro). Si tu contrato incluye esta cláusula, lo mejor es que te pongas en contacto con tu aseguradora para eliminarla de tu contrato, o para cambiar tu seguro de hogar.